Sergio Calderón, Paso del Sapo, el cielo despejado

Un día, en el invierno de Paris, recibí esta foto por teléfono. Nada escrito en el mensaje, la foto lo decía todo. Todavia no conocía personalmente a Sergio Calderón, pero habíamos intercambiado algunas charlas por teléfono. Pasó que aunque no lo conociera, en cierto sentido, ya lo conocía. El encuentro personal podía ser en cualquier momento del futuro y eso estaba bien, no había prisa de nada. En esta foto está compartiendo Paso del Sapo 2012 Chardonnay con Matías Michelini (bueno, técnicamente en la foto, el vino esta cerrado pero quiero creer que lo abrieron esa noche de verano). Con Matías hicimos el vino en Marzo del 2012, la cosecha fue el 3 de Marzo, desgranamos la uva a mano con la familia de Matías en Bariloche. Nunca antes había sucedido que de repente, una casa alpina, se convierta en una recepción de tanta cantidad de uva para hacer un vino. La uva había viajado horas y estaba intacta, hermosos racimos compactos, sanos, azucar y frescura combinadas en cada grano en proporciones perfectas. Después la uva viajó con temperatura controlada hasta Mendoza, hasta Tupungato. ¿Por qué cuento todo esto? Quizá porque con este vino me pasó algo parecido a esa sensación de confianza que existe previa a que las cosas, los hechos sucedan. Antes de ver el viñedo experimental, antes de ver la uva, antes de hacer un viaje de miles de kilómetros en medio de la estepa patagónica, sabíamos que iba a ser un vino especial, un vino con historia, con amistad, un vino que intenta abrir paso a la expansión de las fronteras del cultivo de la uva en Argentina. Que la diversidad de regiones siga incrementándose.

Un día de invierno en Paris lo conocí a Sergio peronalmente  y fue emocionante porque cada una de las ideas previas se manifestó, se hizo real. De alguna manera ya lo conocía desde el 2003 cuando empecé a trabajar en Restó. Siempre se hablaba de Sergio. Siempre un recuerdo, fotos de él en la cava, fotos de él trabajando, fotos de él siempre con una sonrisa natural.

Sergio es el Chef Sommelier de Bras en Laguiole y tiene su propia cava La Cave de Sergio

matias y sergio

One day in the winter of Paris, I received this photo by telephone. Almost nothing written in the message, the picture said it all. I didn´t knew personally Sergio Calderon, but we had exchanged some words by phone . It happened that while I didn´t know him personally, in a sense, I already knew him. The personal meeting could be any time in the future and that was fine, there was no hurry at all. In this photo he is sharing Paso del Sapo 2012 Chardonnay with Matías Michelini (well, technically in the picture, the wine is closed but I believe they opened it that summer night).

With Matthias we made this wine in March 2012, the harvest was March 3, according to the biodynamic calendar, we destemmed the grapes by hand in Bariloche with some members of the Matías family. Never before had happened that, suddenly an alpine house, becomes a receipt of such quantity of grapes to make wine. The grapes had traveled hours and they were intact, beautiful and compact clusters, healthy, and in each grain the perfect measure of sugar and freshness combined in perfect proportions. We put the grapes in a tank in a small truck of the uncles of Matias with controlled temperature and there they went straight to Tupungato. Why am I telling you all this? Perhaps because this wine made me feel something like the sensation of trust that exists prior to certain events really happens. Before seeing the experimental vineyard, before seeing the grape, before making a journey of thousands of miles in the middle of the Patagonian desert, we knew it was going to be a special wine, a wine with history, friendship, a wine that tries to make a contribution for the expansion of the frontiers of growing grapes in Argentina . That the diversity of regions continues to increase.

One winter day in Paris I met Sergio personally and it was exciting because each of the previous ideas appeared and became real. Somehow I already knew him since 2003 when I started working in Restó. Maria Barrutia and Guido Tassi always had mention Sergio. Whenever a memory, pictures of him in the cellar, pictures of him working, pictures of him always with a smile.

Sergio is the Chef Sommelier of Bras in Laguiole and has his own wineshop in the same town La Cave de Sergio

Francine Picard al pie del monte Chauve

No fue fácil salir en Otoño a las 7 y 20 de la mañana para la Gare de Lyon, con el frío, la tormenta y el viento para  encontrarme con Rodolphe de Les Chais Saint Laurent,(una importante distribuidora de vinos (en cuyo portfolio se encuentran Trapiche y Atamisque). Me ayudó a levantarme e ir la palabra “Chassagne” que sonaba como una campanita  en mi cabeza.

En la Gare dos de los otros sommeliers que estaban invitados no vinieron, entonces nos subimos los dos al tren rápido en el vagon 15 (el último) y escapamos de la ciudad, del viento y la lluvia.

Es increíble pensar que se está tan cerca de esos destinos que una vez me sonaban tan imposibles y lejanos. Nos subimos a las 7.53 al tren y a las 9 y 15 estabamos bajando en la Gare del TGV en Le Creusot. Una mujer de unos 40 años esperándonos con una sonrisa. Ella es Francine Picard la hija de Michel Picard fundador de uno de los grandes Dominios de la Borgoña. Michel Picard hizo su negocio sin tener una gran fortuna previa es por eso que su producción de vino se basó en la cantidad más que en la calidad. La misma Francine dice en uno de los folletos de Au pied du Mont Chauve: “No voy a pretender que soy una productora nueva y sin recursos. Sé de la suerte que nos tocó  ya que tenemos importantes viñedos al alcance de nuestra mano, gracias a nuestro padre”. La generación de Francine y su hermano Gabriel está cambiando el rumbo de la empresa y lo hace no englobando todo bajo un mismo nombre sino aprovechando la diversidad con todos los terroirs/domaines que trabajan. La familia es propietaria de viñas en las comunas de Chassagne-Montrachet, Puligny-Montrachet, Saint-Aubin, Corton, Mercurey, Givry, Rully y Montagny.

Otoño en la Cote Chalonnaise

Uno de los mejores recorridos de este viaje fue conocer los pueblos de la Saone-et-Loire  donde se elaboran blancos y tintos de muy buena calidad y relación de precio.

Fuimos para el Este y luego al Norte. Pasamos por Givry, donde hay unos de los productores más delicados llamado Joblot. Pasamos por el pueblo donde vive Francine, pueblo, o caserío llamado Dracy-le-Fort, donde no se hace vino y pagan los impuestos más altos de la zona. Francine nos muestra la casa de un Doctor, una casa grande y nada más, la vuelta a la plaza. Dice que vive gente de mucha plata. El recorrido siguó por Mercurey, otro de los lugares clave de la Cote Chalonnaise. Rully, de un vistazo Bouzeron, el pueblo del Aligoté y luego Chagny donde esta el restaurante de Éric Pras, Lameloise con sus tres estrellas Michelin. Luego una vuelta por St Aubin, lugar de blancos increíbles, y Gamay, un pueblo con el nombre de la cepa de Beaujolais pero en la Cote-d´Or.

Sigue leyendo