Eben Sadie y el pasado en Swartland

Eben tiene en su oficina estas botellas viejas que atesora. Las compraron todas hace unos años y en un encuentro de Sommeliers, periodistas y productores las abrieron y las tomaron en honor a ese pasado. Sobre todo para proteger la cantidad de hectáreas plantadas con cepas de más de 70 años, sin irrigación. Muchos productores que quieren cantidad las arrancaron y plantaron espalderas con irrigación. Gracias a jóvenes que valorizan la calidad, hoy la tierra vale más y la fruta también. 

  
Estos son viejos viñedos de Chenin Blanc con unos veintitantos hl de rendimiento por hectárea. 

 
  
Parece que Hester Johanna vivió desde 1899 a 1979 y fue ella una de las que plantó los viejos viñedos de esta región. Eben Sadie buscó su tumba y la trasladó a este lugar para que sus restos miren a los viñedos. 


  

Las manos de Eben atesoran los racimos de Chenin Blanc, sanos y ya madurando rápido. Contrariamente a lo que pasa en Argentina en Mendoza, El Niño les pega con sequía. La cosecha 2016 esta adelantada.  
  Eben le saca foto al racimo de Chenin Blanc para mandarle a su amigo en el Loire. Para mostrarle lo concentrados y pequeños que son mientras que la Chenin tiende a ser un racimo grande y cargado.  

Anuncios