ProWein, una feria donde se puede catar

Fui a descubrir por qué Prowein es una de las ferias preferidas de gente de la industria y de los expositores. Me encontré con más de lo que esperaba y voy a tratar de resumirlo en breves puntos

1)      Es una feria gigante y adonde asisten miles de personas pero nunca sentí la sensación de muchedumbre salvo en la entrada, en el transporte y en el guardarropa que son situaciones que, si los alemanes no saben cómo resolverlas, creo que es porque realmente es imposible. Salvo que sea China donde hay una preparación histórica de responder a miles de personas al mismo tiempo.

2)      La feria está en Dusseldorf, lejos del centro pero es muy fácil ir en el metro desde la estación de tren central y tarda unos 25 minutos.

3)      Es un lugar de encuentro, realmente van compradores de vino de diferentes países, sommeliers, representantes, distribuidores, dueños de bodegas, es verdaderamente para la gente de la industria.

DSCN9709

A las 9 de la mañana hay mucha gente en el metro y en la entrada, a las 6 de la tarde, lo mismo

 

Image

Una vez adentro, la feria es tan grande que hay espacios totalmente vacíos

–          Tenía cita para el primer día con Lars Carlberg. Lars es especialista en vinos del Mosel, tiene una página con interesantes artículos, algunos de acceso gratis y otros con suscripción. Es un apasionado del vino pero con foco en esta región en particular. Con él pasamos más de cinco horas sólo en la sección del Mosel!! Sí, me extralimité, pero por una buena causa: tener una idea más aproximada de los diferentes estilos que puede dar la variedad en una misma región.

Sigue leyendo

Anuncios

Lindo dúo: Rheingau + ProWein

ProWein fue la primera excusa que encontré para visitar Alemania y de paso aprovechar mis días libres, probar muchos vinos, encontrarme con amigos y visitar Alemania. También el hecho de que mi amiga llamada Hayley Johnson está trabajando en Leitz en medio de Rheingau. Desde Paris todo parece muy fácil y sobre todo muy cerca. El trayecto duró 4 horas en el tren Thalys. Hice todo a último momento pero encontré lugar donde quedarme los días de la feria. El primer día llegué a Mainz y luego hice la conexión a Rüdesheim donde iba a encontrarme con Hayley para recorrer viñedos y probar infinitos rieslings. En Mainz, las maquinas para sacar tickets daban la opción de idiomas, el tema es que no llegaba muy lejos en el idioma inglés, a la segunda pantalla aparecía todo en alemán otra vez como si fuera sólo un engaño. Me costó sacar el ticket porque no andaba con billetes y sí sólo con monedas. Algo que me llamó la atención fue ver que en la estación de tren algo pasaba, un festejo de futbol o una manifestación alcohólica, había policías por todos lados y hombres jóvenes y de mediana edad tomando cerveza y cantando. El mismo tren estaba lleno de botellas de cerveza tiradas por todas partes y cajones vacios. Una señora levantaba las botellas que rodaban cuando el tren empezó el movimiento. También había una nube de humo de cigarrillos y mucha sensación de que había pasado una horda de hombres festejando.

Image

Foto arriba: restos de cervezas de los festejantes

Lo primero que vi cuando llegué a Rüdesheim fue el gran río y hacia la montaña el viñedo Berg Rottland, uno de los “Erste Lage” de la asociación VDP. Hay que entender “Erste Lage” como 1er Cru.

DSCN9469

Probamos los vinos de Georg Breuer y los vinos de Leitz, dos de los productores más importantes de Rüdesheim y de Rheingau.

Sigue leyendo